Conoce como Juank Ricardo conoció a Kaleth Morales

Es una larga historia, por eso dividiré en varias partes este relato.Ver: Conoce a Jenny Osorio, “Yuli” en la vida real LOS MORALES

Kaleth y yo nos conocimos formalmente en el año 2003, en la entonces discoteca ‘Zapzurro’, en Valledupar. Nos presentó un amigo en común, Ervin Zalabata. Cuando nos chocamos las manos, las primeras palabras que me dijo kaleth no fueron ‘mucho gusto’, sino, ‘¡Tú vas a ser mi acordeonero!’. Sí, realmente esas fueron sus primeras palabras hacia mí. Yo eché a reír y le dije que era un placer conocerlo, dado que ya había escuchado de sus canciones, y además advertí que él también había escuchado de mí, porque me replicó: ‘es enserio, Juank, tú tienes que ser mi acordeonero, yo sé que tú tocas bien, y necesito que la carátula de mi cd mejore (risas)’. En ese momento empecé a conocer su buen humor, y más adelante su mal humor, pues debo decir que Kaleth era un hombre de sentimientos extremos, es decir, cuando estaba feliz, era muy feliz, y cuando estaba amargado, lo era demasiado. Pues bien, resulta que Kaleth andaba pendiente en esos días de grabar unas canciones; al día siguiente, nos reunimos en la casa de sus papas en los cortijos, y junto a Miguel Morales escuchamos una producción que yo había hecho recientemente. Al señor Miguel le gustó mi trabajo y en ese momento nos aprobó que grabáramos tres canciones.


Kaleth estaba muy contento y emocionado con lo sucedido y, por supuesto, yo también lo estaba. Recuerdo que me contó del idilio que vivía con su vecina Jenni, y me cantó varias canciones, una de ellas, nada más y nada menos que ‘me la juego toda’; cuando la escuché le dije inmediatamente que esa tenía que ser una de las tres canciones que deberíamos grabar y él estuvo de acuerdo.

En esos días visitamos a varios amigos músicos. El primero fue Silvestre Dangond, que para la misma época comenzaba a pegar mucho en Valledupar y era muy admirado por Kaleth. Fuimos con la intención de pedirle una canción, y nos comentó que estaba haciendo una muy especial, que a kaleth le gustó mucho cuando la escuchó.

Comentarios