En Firme Condena A Empresario Que Estafó A Peter Manjarrés

 

Rafael Enrique Navarro Castillo tendrá que pagar 72 meses de prisión LA F.m. conoció que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ratificó la condena de 72 meses de prisión proferida contra el empresario Rafael Enrique Navarro Castillo por el delito de estafa agravada.

El Alto Tribunal con ponencia del magistrado José Luis Barceló tomó la decisión al considerar que la accion judicial presentada “carece de aptitud sustancial para revocar la sentencia” dado a que no cumple con la lógica argumental determinada por los requisitos de ley.

La Corte igualmente ratificó la condena al tercero civilmente responsable, Autogermana, S.A., a pagar de forma solidaria a Peter Manjarrés Romero y a la firma Alejandro Char y Cía Ltda. la suma de $128.000.000, por concepto de perjuicios civiles de orden material y moral derivados de la ejecución del delito, lo cual resulta de sumar $43.000.000 a favor de la sociedad Alejandro Char y Cía Ltda. y $85.000.000 para Manjarrés Romero.

Según hechos materia de investigación el 23 de septiembre de 2004, Peter Manjarrés Romero negoció con Rafael Enrique Navarro Castillo, representante legal del concesionario Eurocar Ltda., “la compra de un vehículo marca BMW X5 3.0, para lo cual entregó, como parte de pago, una camioneta Toyota de su propiedad, por valor de $110.000.000, así como la suma de $43.500.000, representados en un cheque de gerencia por $20.000.000 con fecha 29 de diciembre de 2004 y el valor restante entregado el 30 de septiembre del mismo año. Después de numerosas evasivas, el vendedor desapareció de la escena comercial, sin entregar el vehículo”.


Así mismo, a principios de noviembre de 2004, “la empresa Alejandro Char y Cía, Ingenieros Constructores, negoció con el mismo concesionario la compra de un vehículo BMW X5 Security, siendo informada por el representante legal del almacén, Navarro Castillo, que ese establecimiento era el distribuidor oficial de la marca BMW para la costa atlántica, en condición de agente vendedor de la casa matriz Autogermana S.A., con la cual habría de confirmar si existía la disponibilidad del automotor requerido”.

El 16 del mismo mes y año, Navarro Castillo visitó la empresa de ingenieros constructores, llevando consigo el contrato, razón por la cual se concretó el negocio, entregándole el comprador al vendedor una camioneta BMW, modelo 2003, por un valor representativo de $280.000.000 y, el 7 de diciembre de 2004, un cheque de gerencia por valor de $85.000.000, girado por la firma Comisionistas Colombia a favor de Autogermana S.A. Mediante cruce de cuentas, se abonó la suma de $46.919.000.

Cumplido lo anterior, en numerosas oportunidades el comprador requirió al vendedor el cumplimiento de lo pactado, enterándose el 15 de febrero de 2005 de la desaparición de Rafael Enrique Navarro Castillo, sin que se concretara la entrega del vehículo.