Estaba perdiendo mi identidad”: Martín Elías

Con la tradicional caravana por las calles de Valledupar y un concierto en la plaza de la Leyenda Vallenata, hace sólo algunas semanas, Martín Elías y Rolando Ochoa hicieron su lanzamiento, y a la fecha tanto en formato físico como en las distintas plataformas digitales, su disco se ha convertido en el fenómeno del momento.

“El vallenato no es el género más fuerte ahora, pero trabajamos para devolverle su lugar”, asegura Martín Elías, que sólo duró separado de Rolando Ochoa tres años, y parece que volvieron renovados y sus seguidores los estaban esperando.

“Imparables” es un álbum con 16 canciones, “o le gusta o le gusta”, dice entre risas Martín Elías, uno de los herederos de la ahora llamada dinastía Díaz y quien con respeto busca recorrer el camino del éxito que su padre, Diomedes, forjó.

“Yo grabé cuatro discos con Rolando, luego hice dos con Juancho de la Espriella, ahora volvemos a estar juntos. El último disco que habíamos hecho con Rolando fue ‘El Terremoto’ y fue con quien nos dimos a conocer en buena parte del país. Cuando me uní a Juancho le cambiamos un poco el estilo a mi música, porque cada acordeonero tiene su forma, pero ahora retomamos lo que le gustó a la gente y lo que nos gusta”, afirmó Martín Elías.

Por eso, el disco “Imparables” lo abren con “El látigo”, una canción alegre que a través de las plataformas digitales se ha convertido en éxito sin planearlo, y contando con 16 canciones en el álbum, el abanico de posibilidades para explorar y complacer a sus seguidores ha sido amplio y lo han sabido aprovechar.


“Fueron tres años largos, aprendí muchas cosas con Silvestre Dangond, porque uno vive nutriéndose de ideas. Cuando nos separamos dejé a un Martín, pero ahora me encontré con otro Martín más maduro, más responsable, con muchas ganas de hacer las cosas bien. Antes vivíamos la euforia del éxito sin medirnos, a veces nos daba igual si en un concierto nos iba bien o mal, pero ahora ya existe una reflexión y nos duele”, comentó Rolando Ochoa, hijo del legendario Calixto Ochoa.

El propio Ochoa se sorprende al ver el camino musical que Martín Elías tomó cuando se separaron. “Lo logrado con ‘El Terremoto’ fue tan fuerte que pensé que continuaría por esa línea, por lo que me sorprendió que no lo hiciera, tal vez ser más vallenato, pero él siempre ha sido fuerte con su estilo moderno”.

Ven la separación como necesaria y hasta la califican de bonita, al poder nutrirse de nuevas experiencias que ahora aplicaron en “Imparables”, y los resultados les da la razón.

“No fue que no tuviera éxito con Juancho, pero la gente se me acercaba y no paraba de decirme, ‘tu tienes que volver con Rolando, y me di cuenta que estaba perdiendo mi identidad aunque me iba bien, pero no es lo mismo que te vaya bien pero incómodo, por eso lo volví a buscar y la gente nos apoya más que antes”, dijo Martín Elías.

Recorriendo el álbum, no sólo es protagonista la voz de Martín Elías, también la genialidad y personalidad que Rolando le da a la interpretación de su acordeón. “Siempre busco nuevas formas y sonidos. Algunos me preguntan por piticos y arreglos que aparecen en las canciones, pero es el mismo acordeón, que cuando uno lo explora e investiga, los va logrando”, continuó.

Las anécdotas no faltan. Ahora recuerdan que teniendo listo el disco “El Terremoto”, a una semana de su lanzamiento, el álbum fue robado. “Lloramos juntos porque era nuestra esperanza, nos tocó ser recursivos para lanzarlo, pero terminó siendo un boom”.

Fuente: www.vanguardia.com