Jorge Celedón Explica Por Qué Grabó 3 Albumes En Un Año

En 12 meses, Jorge Celedón ha sacado tres álbumes: los dos de Sin fronteras, que compilaron los duetos que grabó con numerosos artistas internacionales, y el nuevo de canciones vallenatas, Sencillamente, que lleva una semana en tiendas y el cual marca su nueva etapa con el acordeonero Gustavo ‘Tavo’ García, que lo acompaña en sus shows desde el 2013.

Esta vez, Celedón, que es autor del inolvidable éxito ‘Ay ombe’, incluyó cuatro canciones propias (más de las que un solo autor suele incluir en un mismo álbum vallenato). Entre estas, un son que tiene una letra poco común para este aire.

¿Cuándo decidió que era el momento de volver a grabar?

Sin fronteras es un álbum de concepto, no de canciones vallenatas sino de adaptaciones al vallenato. Así que no era un álbum normal. En vivo es difícil complacer al público con canciones bonitas, pero no vallenatas en un show cuya base deben ser estas. Por eso era hora de grabar otro disco.

Se dice que ‘Sin fronteras’ no dio resultados…

Pienso que dio más resultados afuera. La gente ya conocía las canciones, el atractivo eran los duetos y que llamara la atención la nueva versión. Sabíamos que pegarlas más que en sus versiones originales era difícil.

También en vivo era difícil reunir los duetos…

Esa es otra cosa. Nunca cuentas con los demás artistas. En ese aspecto, salió desprotegido en vivo, así que para las presentaciones se necesitaba un álbum nuevo.

¿Cómo se gestó ‘Sencillamente’?

Fue especial porque tenemos que mostrar al nuevo acordeonero. ‘Tavo’ necesitaba su propio repertorio. No quiero decir que no se cantará más lo que hicimos con Jimmy Zambrano, pero había que mostrar a ‘Tavo’, sus cualidades. Por otro lado, quería trabajar hace rato con Iván Calderón y lo hicimos para respaldar a ‘Tavo’.

Iván Calderón como productor es otra de sus novedades…

Trabajamos antes en canciones para la combinación vallenata. Ahora, Iván y yo conocíamos a ‘Tavo’, sabíamos de su talento pero teníamos que ver qué tenía y qué nos podía enseñar. Había que oírlo y en eso Iván es un maestro. Y yo, pues, miraba la película. Si podía decir algo, lo hacía para mantener la línea de Jorge Celedón. Pero ellos la tenían muy clara.

¿Cómo elige el repertorio?


En eso todos meten la cucharada. Algunas las tanteamos, otras las grabamos; unas canciones se crecen y otras muestran que no van con el estilo. Después las podemos oír pegadas por otro artista, pero eso no lo entiende la gente.

Imaginan que se arrepiente…

Y no es así. A todos nos ha pasado. Con Cuatro rosas, Los Diablitos iban a grabarla, era de Ómar Geles y cuando le dijo a Álex Manga: ‘Le voy a dar Cuatro rosas a Jorgito’, él aceptó, aunque le gustaba. Y yo había ido por otro tema que no grabé. Las canciones son así: buscan, hasta que llegan al que es.

¿Cómo llegaron las canciones a este CD?

Hay dos de Tico Mercado, cuatro de Iván, cuatro canciones mías y otra de Ronal Urbina, el acordeonero de Jean Carlos Centeno.

Esa canción, no sabíamos de quién era cuando llegó. Me sorprendió pero se quedó sin definir. De pronto, les dije: ‘Esa que canta el muchacho que no sé quien es, la vamos a montar’. A todos nos había gustado, pero no decíamos nada, porque no era un autor famoso.

¿Cómo quedó el álbum en materia de ritmos?

Hay son, merengues y paseos. Faltó una puya. Pero, en este álbum, tengo un son raro; el son para mí es la melodía más vallenata, su letra es de lamento, pero esta vez la letra me salió distinta. Toma todo es un tema pícaro en la melodía más vallenata.Se trata de una muchacha que quiere dejar al hombre, pero él ya le ha dado de todo: “Quería carro y ahí está, quería casa y ahí está, y ahora se le metió que no más, que se va, que me va a dejar…”

No se ve como un compositor

Aunque esta vez no grabó una puya, Jorge Celedón dice que le gustaría haberla grabado, para seguir invitando a sus colegas a grabar también. Cuando grabó puyas, lo hizo a manera de reto para los demás artistas vallenatos: “Puede ser que mis puyas no sean las más clásicas, pero si fueron una invitación a que no les de miedo componer y grabar más puyas”.
El álbum también tiene cuatro composiciones suyas, además del son ‘Toma todo’. Dos son románticas y otra es un merengue titulado ‘Gracias Señor’, pues dice: «No hay que olvidarse de agradecer, desde que respiramos es ganancia”, dice Celedón, sobre esta última. Y aclara que no es la idea convertirse a la vez en compositor: “De pronto tenía mucho tiempo sin grabar, pero compongo para mí, nunca estoy dando canciones, no me veo dándoles canciones a los otros, aunque podría darlas”, concluye.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y entretenimiento EL TIEMPO

Comentarios