La novela de Diomedes puso a viví a los compositores vallenatos

 

Hasta el Amazonas ha ido a cumplir compromisos musicales el compositor de ‘Confidencias’, Gustavo Gutiérrez Cabello.

De acuerdo a lo que declara este juglar vallenato, el hecho de que ahora los dueños de las letras vallenatas tengan renombre en lugares donde antes no había llegado su música, tiene todo que ver con Diomedes Díaz y su novela.

Hoy cuando el maestro Gutiérrez Cabello se encuentra retirado del mundo de la composición, disfruta del reconocimiento que le han dejado letras que una vez fueron grabadas por ‘El Cacique de la Junta’, desde su casa disfruta de la tranquilidad y recoge el fruto de su trabajo a través de las parrandas que lo llaman para amenizar.

Con gran regocijo y orgullo manifiesta Gustavo Gutiérrez, «disfruto la novela de Diomedes y estoy contento, todos los amantes del vallenato estamos felices, a los compositores nos están saliendo mas toques, está llegando aun más lejos el vallenato, me han llamado hasta de Leticia, no solo a mí, a todos los compositores vallenatos, a Rafael Manjarrés, Roberto Calderón, Yeyo Núñez, Iván Ovalle, Chiche Mestre, entre otros, eso es ‘llamadera’ todos los fines de semana».

Muestra de ello ha sido el marco del Festival Vallenato, donde anteriormente solo había un evento hecho con compositores, y en esta reciente presentación fueron más de cinco fiestas de este estilo que se realizaron, contando cada una de ellas con gran asistencia de público, para Gustavo Gutiérrez y demás autores este fue un Festival ‘movido’.

‘El Flaco de Oro’, como también es conocido este compositor, se declara un fiel admirador de todo lo que artísticamente hacía Diomedes Díaz Maestre, «la novela es muy musical y refleja la historia del más grande cantor que ha dado el vallenato, para mí es irrepetible la manera como Diomedes cantaba, yo digo que el tenía un estilo propio, así como el de los cubanos que llaman el ‘rubateo’, el fraseaba, se adelantaba, se atrasaba, cantaba caprichosamente como le ‘diera la gana’ y se veía bien y distinto».

Como la mayoría de los colombianos saca el tiempo de lunes a viernes para sintonizar el canal que transmite la novela de El Cacique de la Junta, «me veo la novela todos los días, me gusta mucho, yo se que la gente dice que hay muchas cosas que no son ciertas y es verdad, pero hay que entender que es una novela, no un documental de su vida, ni es una biografía, hay que meterle fantasía y adornarla, eso está bien», menciona Gustavo Gutiérrez.


Algunas cosas no son como las ‘pintan’

Si bien ‘El Poeta’ comprende que la fantasía es parte importante en las producciones de televisión, considera que hay cosas que pueden ‘rayar’ el buen nombre del folclor, «yo criticaría la forma en que están presentando a Diomedes, él no era así, que pendiente de una mujer y de otra, no en la manera que lo muestran, o que el trago era a toda hora y las fiestas esas que hacen con las mujeres en vestido de baño, bueno se acepta, porque es una novela, pero quiero que la gente sepa que eso no era así en la región con el ron para todos lados y fiestas y mujeres a toda hora, eso no era así, yo sé que es una novela hay que meterle fantasía y cosas imaginarias que atraigan la atención del público, la escena donde los indios le dan a tomar trago a Diomedes, eso no es real, los indios no van a coger a un muchacho a darle trago así».

Otra de las escenas que enmarca y de la cual tiene pleno conocimiento es la muerte de Martín Elías Maestre, de la que le parece un desatino dejar en el imaginario que por irresponsabilidad de Diomedes Díaz, su tío, el joven acordeonero, hubiese fallecido en aquel accidente, «cuando se mató Martín Elías (tío de Diomedes), yo leí en los diarios y fui al sitio del accidente, Diomedes no venía tomando trago como primera medida, venía manejando otro, él le pidió el timón, ya ahí cuando venia llegando a Valledupar y había una pila de arena en lo que hoy es la glorieta de La Pilonera Mayor, no la vio y ahí se subió el carro y se volteó, ya hacen creer que fue por estar bebiendo» narró Gutiérrez Cabello.

El maestro no se desgasta en enojarse con la ‘bionovela’, pues asegura que se dedica a disfrutar del legado que Diomedes Díaz dejó para este folclor, para los compositores que hoy tienen un reconocimiento más grande que el que ‘El Cacique’ con su voz puedo hacerles al interpretar sus creaciones, para Gustavo es mucho lo que aun después de fallecido hace el nombre de Diomedes por el género vallenato.

Comentarios