Peter Manjarrés donó patrimonio cultural de Argentina

 

El querer preservar los instrumentos más representativos de la música de acordeón en Valledupar, hizo que Peter Manjarrés hiciera una verdadera travesía para conseguir uno.

La gestión comenzó ante el Ministerio de Cultura de Argentina desde el mes de noviembre en 2014, por parte de Cristina Isabel Prado, una amiga del dos veces ganador del premio Grammy Latino, toda vez que el acordeón denominado como Bandoneón Ernest L. Arnold, es un Patrimonio Cultural de la Nación Argentina y por ende necesitaba un permiso especial para salir del país. Este instrumento es la columna vertebral para los gauchos por su vinculación con el tango.

El bandoneón utiliza botones en lugar de teclas, por lo que se habla de botoneras en lugar de teclados. La versión utilizada en Argentina y Uruguay, consta de 38 botones para el registro agudo y 33 para el grave, y fue una donación de Peter Manjarrés a la Fundación Museo ‘Beto’ Murgas a quien le hacía falta el instrumento para complementar la colección de acordeones que se exhibe allí.

“La primera parte fue hablar con la Cancillería de Colombia en Argentina y pedir un permiso, pero ellos me dijeron que eso lo hacía directamente el Ministerio de Cultura y Turismo de Argentina, entonces le escribí a la Ministra que Peter era un reconocido cantante de la cultura vallenata y así nos dieron el permiso para la exportación definitiva del bandoneón a Colombia”, explicó Cristina Isabel Prado.


En un acto realizado la noche del martes anterior en la capital del Cesar, Peter Manjarrés entregó de manera oficial al museo ‘Beto’ Murgas, el acordeón que fue creado en 1957 en Alemania.

“Reitero mi agradecimiento a este par de personas porque enaltece más, no solamente el museo, sino a la región, a la comunidad, de que estamos adquiriendo un espacio para que toda la gente que venga se vaya satisfecha de que propendemos por la cultura de una manera de museo”, enfatizó el compositor Alberto ‘Beto’ Murgas, quien indicó que en Colombia posiblemente habrá otros bandoneones en Medellín, la tierra donde murió Carlos Gardel.

“Yo siempre he querido hacerle una introducción al vallenato en bandoneón que todavía no se la han hecho. Con esto quiero hacerle un aporte a la cultura que nunca debe perder sus raíces, los jóvenes podrán conocer las diferentes ramas del acordeón y creo que el mejor escenario será el Museo ‘Beto’ Murgas”, dijo Manjarrés.
Además de traerlo al Museo ‘Beto’ Murgas, Peter Manjarrés incluirá el bandoneón en su nueva grabación de vallenatos clásicos, que hace por estos días en Valledupar.

Por Carlos Mario Jiménez / EL PILÓN
[email protected]