Quién era Doris Adriana Niño?

No fumaba, no… Su familia recuerda a Doris Adriana como la muchacha más juiciosa del mundo, cuyo único error en la vida fue ser fanática de Diomedes Díaz.

El 22 de marzo había cumplido 27 años y desde los 14, cuando murió su papá, su hermano Rodrigo se convirtió en el amigo y confidente. Las extrañas circunstancias que rodearon su muerte y las versiones confusas de los medios de comunicación provocaron mucho dolor porque fue señalada como una persona totalmente distinta a ella. No fumaba, ni tomaba, muchos menos usar drogas, porque todas nosotras sufrimos de migraña, afirma su hermana Oliva.


Conoció a Diomedes a través de un músico del cantante hace más de dos años y eso provocó regaños de Rodrigo que varias veces le advirtió que no le convenía por los escándalos del artista. Doris les contó que Diomedes consumía droga y eso generó más resistencia en la casa, pero ella no escuchó y siguió saliendo con Diomedes y a sus conciertos. Sus familiares recuerdan que estuvo deprimida porque en una ocasión Diomedes trató de golpearla y que en los últimos días no quería ya hablar con el cantante, que la llamaba insistentemente, y decidió desconectar el teléfono.

Su obsesión era la música del Cacique de la junta . Tenía todos sus discos y no paraba de escucharlos. No salía, Su tiempo libre se le iba en hablar con amigas por teléfono. Su último novio, David Daza, se alejó molesto por la relación con Diomedes pero conservaba buenas relaciones con la familia y acompañó a Rodrigo para el traslado del cadáver desde Tunja.

Doris Adriana era socia de la Escuela Canadiense de Sistemas, que funciona en Casablanca, dedicada a la enseñanza de computación, y para la cual había solicitado un préstamo a Construyecoop en Soacha, lugar donde vivía con su madre Rosa Delia.

El Tiempo