Sicario hizo serias revelaciones por qué y cómo se planeó la muerte de Rafael Orozco

Corría el mes de junio, precisamente el 11 del año 1992, cuando el cantante vallenato Rafael Orozco recibió una visita inesperada, de quienes supuestamente le fueron a cobrar un dinero que el artista debía, el cual se habría negado a pagar, al manifestar esa decisión, fue asesinado. Ver: El día que mataron a Rafael Orozco

Luego de muchos años, el asesino que participo en la muerte de Rafael Orozco hablo para la Revista Semana, explicando como se planteó el inesperado deceso del artista.

Revista Semana ¿En qué otros asesinatos ha participado?

Sicario: Yo me convertí en un sicario muy cotizado. Mi trabajo siempre fue reconocido por el “patrón” y así conocí mucha gente cercana a él. Cuando se entregó a las autoridades, las cosas se comenzaron a complicar porque la plata se acabó y no había mucho que hacer. Fue así como un día un paisa me contactó para que me fuera a trabajar con la gente de la Costa, una organización dura que fue creada por Pablo Escobar, quien recibía el 50 por ciento de todos los negocios que los costeños realizaban. Con ellos me fue muy bien. Había mucha gente que tenía cuentas pendientes y que tocaba arreglarlas. Entre ellas el cantante del Binomio de Oro y los hermanos Durán.

Revista Semana: ¿Acaso a Rafael Orozco no lo mataron por líos defaldas?

Sicario: No, que va. Rafael Orozco llevaba cuatro años trabajando con el cartel de la Costa. Era uno de los mejores lavadores de dólares, pues utilizaba sus presentaciones en el exterior para meter verdes a la lata al país.

Revista Semana: ¿Cómo lo hacía?

Sicario: Cada vez que salía del país, especialmente a Estados Unidos se llevaba su colección de acordeones. Eran 12 en total. Allá los desarmaba y los rellenaba de dólares que luego entraba al país sin ningún misterio, pues era un ídolo y nadie lo molestaba.

Revista Semana: ¿Qué pasó con él?


Sicario: Orozco le pidió a la gente de la Costa que le aumentaran su participación en el negocio. El recibía el 15 por ciento por cada embarque y quería que le subieran la cuota al 25 por ciento. La gente se molestó y no estuvo de acuerdo con él. Pero las cosas se complicaron en un viaje de regreso de Estados Unidos. Tres de los 12 acordeones, que venían con 12 millones de dólares, se perdieron. Orozco se comprometió a recuperar la plata, pero nunca cumplió.

Revista Semana: ¿Quién se robó la plata?

Sicario: Nadie. El se torció y se quedó con el billete. Eso no le gustó a nadie y le dieron un plazo para que se pusiera al día. Una vez fuimos a su casa y le dijimos: «Arregle esa vaina rápido porque la gente está muy molesta y ya le pusieron precio a su cabeza. Están ofreciendo 130 millones de pesos para que lo maten y hay muchos que quieren el trabajo”. Orozco se quedó callado y dijo: «Con la fama que tengo, esos manes no se meten conmigo porque saben que yo les armo un escándalo y les acabo el negocio”.

Revista Semana: Luego, ¿qué ocurrió?

Sicario: Se ordenó el asesinato y se escogió a un sicario llamado el “Mono” Del Veccio. Se le entregó una pistola con dos proveedorés y se fue con nosotros en busca del cantante. Antes de matarlo se dio la orden de darle una última oportunidad para que devolviera la plata. Cuando Orozco salió de su casa para atender la visita que llegaba, él se molestó y nos echó. Cuando nos dimos la vuelta para subirnos al carro en que habíamos ido, se bajó el “Mono” Del Veccio, se acercó a Orozco y le metió nueve pepazos. Ver: Cuando Pablo Escobar VENGO LA MUERTE DE RAFAEL OROZCO

Comentarios