Silvestre, el rezandero «Critica de la Negra Candela»

Porque lo sabemos de muy buena fuente, o si no, no le creeríamos, pero esto de la conversión de Silvestre Dangond al cristianismo le está dando durísimo. Arrepentido de todos sus pecados en el pasado, se ha convertido en todo un apóstol de Cristo, estudiando la Biblia y predicando por donde quiera que va.

Su rebaño está conformado por sus asesores, especialmente los muchachos encargados de hacer la promoción de sus discos y llevarlo a los medios. Los desplazamientos en los carros se han convertido en toda una tortura, porque quienes no están interesados en escuchar la palabra de Dios, les toca obligados porque de lo contrario se quedan en los vehículos transportadores. Ya algunos, hasta ceden el turno a otros de sus compañeros con tal de no soportar la prédica. Se fue para el otro extremo Silvestre.


Tomado de la Revista Pásalo de La Negra Candela

Comentarios