¿Usted cómo conoció a Diomedes Díaz?

Recuerdo como si fuera ayer. Eso fue en 1979. A mí siempre me gustó la música de Diomedes y de ‘Los Betos’. Yo empecé a trabajar con ‘Los Betos’ (‘Beto’ Zabaleta y ‘Beto’ Villa) yo era auxiliar, estaba pendiente de recoger los cables. En ese entonces viajábamos en los buses de Cootracegua y en la parte del techo venían los equipos del sonido. En uno de esos conciertos ‘Los Betos’ alternaban con Diomedes que tenía como acordeonero a ‘Colacho’ Mendoza. Esa noche Diomedes me mandó llamar con uno de sus auxiliares de sonido porque necesitaba hablar conmigo y hablamos y me pidió que trabajara con él para que estuviera al lado suyo todo el tiempo, para que lo atendiera.