Fanáticos de ´Diomedes Díaz´visitan su tumba a diario con whisky, coca y perfumes. El cacique de la junta aún no descansa en paz. Nuestro periodista Héctor Sarasti nos cuenta la historia.


Comentarios

Escribe tu comentario...