En la Red varias veces hemos hablado del litigio del que ha sido objeto la finca Las Nubes, que años atrás fue propiedad de Diomedes Díaz. Esta es la historia.

Recordemos un poco: en el 2005 El Cacique adquirió la finca, un predio de 362 hectáreas, ubicada en el corregimiento el Badillo, a 30 minutos de Valledupar, por un valor de 81 millones de pesos.

Luego, en el 2006 cuando Diomedes enfrentaba un proceso judicial, con el interés de proteger la propiedad, la puso a nombre de Teodora Daza, esposa de quien fue su mánager hasta el día de su muerte, el señor José Zequeda.

En el 2013, posterior a la muerte de Diomedes, algunos de los hijos de Diomedes, encabezados por Rafael Santos Díaz, emprendieron un proceso judicial para recuperar las tierras de su papá, aludiendo que el señor Zequeda y su esposa, no les querían devolver la propiedad que se les dio en confianza.

Pero luego le nace otra pata gigante al asunto, y es que los antiguos propietarios, es decir, los dueños anteriores a Diomedes, alegaron que fueron desplazados por grupos al margen de la ley de su propiedad y por tal razón, el predio entra en un proceso de restitución de tierras.


El pasado 19 de agosto, en primicia La Red reveló en su totalidad el fallo del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cartagena en su sala de descongestión especializada en Restitución de Tierras, el cual otorgó el derecho fundamental de restitución de tierras a los anteriores dueños como víctimas de desplazamiento forzado.

Por otro lado, la magistrada negó el concepto de buena fe y negó la compensación a quienes compraron la finca, es decir, primero Diomedes y luego Teodora Daza.

Dicho esto, la finca Las Nubes debía ser entregada a los dueños iniciales a quienes el Estado reconoció como víctimas de desplazamiento forzado, pues esa diligencia se iba a realizar el pasado jueves 29 de noviembre y en primicia. La Red se desplazó hasta Valledupar donde pudimos constatar que pasó con entrega.

Comentarios